miércoles, 9 de noviembre de 2011

Martinez Reguera: Precisión terminológica

“…educar es, sobre todo, aplicarse al cultivo de sí mismo junto al otro.” Martínez Reguera

Abre su obra “Pedagogía para maleducados” Enrique Martínez Reguera con una precisión terminológica que debería siempre tenerse en consideración: “Educación es una palabra ambigua, se alude con ella a asuntos tan diversos como la crianza, la instrucción, el aprendizaje o el sometimiento a cualquier disciplina, añadiendo cierto matiz intencional.
El significado etimológico de la palabra educar, igual a “conducir hacia” es el más sincero, alguien que nos encauza por un itinerario para que lleguemos a una meta que se hubiese previsto para el educando, normalmente sin contar con sus intereses.

La crianza es algo muy diferente, son las primeras atenciones que recibe una persona, nos dispone para la vida, nos habilita para que después podamos llegar a elegir nuestras propias metas, trazar el recorrido más conveniente y hacer uso de los datos disponibles.

La instrucción es el bagaje de datos e instrumentos que convendría añadir a la crianza. 

Partiendo de una crianza carencial, la educación y la instrucción, en vez de servir de ayuda, se convierten en un fardo irresistible.”

Otra precisión terminológica nos la ofrece este buen educador al reflexionar sobre derechos y necesidades: "La verdad, tendría que nombrar tantos derechos... derecho a ser ellos mismos, a que se les respete, derecho a equivocarse, a  que se les valoren sus buenos principios. Yo, en realidad siempre pensé que los derechos son muy importantes, si se cumplen. Que los derechos eran pensados para los niños pero quienes deben respetarlos son los adultos. Siempre pensé que los chicos tenían derechos que se proclaman, esa es la parte más fácil, pero no se cumplen. Yo creo en las necesidades de los chicos, necesidad de ser amado, necesidad de tener un nombre, una nacionalidad, necesidad de ser oído, respetado, necesidad de no ser abusado, necesidad de jugar y divertirse, de ser niños, todo lo niños que puedan, que quieran y que deban ser.
 
Las necesidades no son ignorables, los derechos sí.

Un niño del África tiene derecho al agua sin embargo, por año mueren miles de niños de sed, los adultos no deberíamos vivir creando derechos, sí más cántaros con agua



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.