jueves, 17 de noviembre de 2011

¿Agustín García Calvo?: ¿Qué es un niño?



La Educación parte de una idea fundamental, tan firme como estúpida: que se sabe lo que es un niño. Lo saben porque saben el futuro de ese niño, porque ellos van a formarlo y conformarlo y todo eso por su pretendido bien, porque, sino, el pobre sería un desadaptado social, un marginal, y hay que hacer perfectos individuos para el futuro: ciudadanos sumisos, fieles creyentes de lo que hay que creer, puntuales consumidores de lo que al Mercado le interese vender, esclavos felices del Dinero. Someterles de antemano a un futuro, labrarles un futuro, hacerles un futuro, aunque sea al precio de cargárselos de presente: no dejar vivir al niño para fabricar al Hombre. Como si a cada niño se le colgara al cuello ese cartelito de obras, que tan frecuentemente vemos a cada paso en las ciudades del Desarrollo, y que reza: “Perdone las molestias: estamos trabajando para su futuro”. Y todo esto se hace como sabiendo qué es un niño. Se pretende conocer ese misterio siempre imprevisto y escurridizo de un niño. Porque no se sabe maestro: se aprende de los niños. Pero en vez de aprender de ellos, a cada momento se les enseña lo ya sabido. Por ejemplo, enseguida se les sustituye el lenguaje, que no es de nadie y es para cualquiera, el hablar, que es del pueblo, por la escritura, que ya se sabe que es de la Cultura y los cultos, que es de Arriba. 

sábado, 12 de noviembre de 2011

Pedro García Olivo: ¿educación o encierro?



El enigma de la docilidad (pdf)

Educación obligatoria. Prisioneros a tiempo parcial




1)



  “Para educar, es preciso encerrar”: he aquí la justificación más zafia de la Escuela y uno de los dogmas fundacionales de la Pedagogía. Legitimado el encierro, los pedagogos podían definir su tarea: “amueblarlo”, “amenizarlo”, hasta “camuflarlo”...

  Pero la falsía es evidente: entre “educación” y “escolarización” hay una relación compleja y una asimetría irreparable, que desautoriza toda pretensión de identificación. No, no se encierra para educar. Se encierra para otras cosas y se educa de muchos otros modos.

  La educación pasa, ocurre, acontece. Ni siquiera es “deconstruíble”, cabría sostener en jerga de Derrida. Así como no podemos “desmontar” la Justicia, y sí el Derecho, se nos escapa la Educación pero no la Escuela. La Educación está siempre y en todas partes. Ya se la conceptúe como “moralización de las costumbres”, como “socialización”, como “transmisión cultural” o como “proceso de subjetivización”, la Educación no cesa y nunca falta. Y tenemos “educadores naturales”, como los padres; “educadores electivos”, como esos amigos que estimamos y escuchamos con especial atención; “educadores fortuitos”, como aquellas personas con las que chocamos y nos marcan duraderamente,... Y se ha conocido la “educación comunitaria”, como la tradicional gitana, como la que distinguía a las comunidades indígenas sudamericanas, como la que fructificó, antes de la llegada de los occidentales, en África Negra... Y existe la “auto-educación”, que opera a cada rato, cada vez que miramos, escuchamos, leemos... sin directores. En este vasto campo, dándose la Educación, no aparece la Escuela...



miércoles, 9 de noviembre de 2011

Jacotot / Ranciere: el maestro ignorante





JACOTOT O EL DESAFÍO DE UNA ESCUELA DE IGUALES, INÉS DUSSEL


EL MAESTRO IGNORANTE JAQUES RANCIERE

Un hecho fechado, 1818, arrastró a Jacotot a la opinión de la igualdad de las inteligencias. Esta opinión, tan sostenible como la contraria, funcionó a partir de allí como hipótesis a ser verificada. Hipótesis-festejo. Era un tiempo de fundación. "el alba de las pedagogías" se erigía como uno de los resultados de la "revolución", pero esta aurora llena de promesas se sostenía en la opinión de la desigualdad de las inteligencias, en la lamentable separación entre sabios e ignorantes. Hipótesis-lamento. Nada es verdad. Sólo se trata de ver qué vida hay bajo cada hipótesis. Jacotot comprueba que la experiencia de la emancipación se ha hecho desde siempre. La lengua materna es su índice.

"Jacotot asiste a esta nueva configuración de los saberes y los
poderes que desembocarán en la escuela pública obligatoria, en la
universidad estatal, en la pedagogía ilustrada. Y tiene bien en claro
las jerarquías que instauran, las exclusiones que las fundan, las
injusticias que causan."

"Pero hay más, porque la herejía de Jacotot sigue. No quiere educar a sus alumnos para que sean académicos que buscan la verdad; lo que vale es que sean sujetos libres, con una inteligencia emancipada, que no se sienta inferior a ninguna. No hay un saber mejor que otro: no importa que el maestro no sepa matemática o pintura, sólo es necesaria la voluntad de emancipar a los sujetos
para enseñarles a ser libres, que puede aprenderse por la matemática,
la pintura o la literatura, o cualquier otro saber. Jacotot denuncia: el
profesor, defensor del orden de saberes y poderes actual, es un
embrutecedor de inteligencias, porque sólo busca garantizar su
superioridad subordinando la inteligencia y capacidades de los otros.
El maestro ignorante, al contrario, al no tener el “saber sabio” del
profesor, al suponer a sus alumnos como iguales, puede enseñarle a
los otros a usar sus propios saberes, esto es, a desarrollar sus capacidades
de comparación, de contrastación, de argumentación. Puede
enseñarle al alumno, niño o adulto, rico o pobre, hombre o mujer,
que él o ella puede aprender si trabaja y se dedica, si pone su voluntad
en juego. Porque, para Jacotot, todos tenemos la misma capacidad de
inteligencia; es la voluntad la que la subordina, la que la distrae, la
que la sujeta."

Roger Schank; Errores educativos


Diez Errores en educación.
Por Roger Schank
trad. trait. topito gravoski. 

Evidentemente creo que el sistema educativo está cometiendo gran cantidad de errores. Aquí están mis diez favoritos, favoritos no por que me gusten sino por que su erradicación favorecería mucho que los chavales aprendieran.

Error #1: Las escuelas actúan como si aprender se pudiera disociar de hacer.

Realmente no se aprende si no se hace. Parece que se aprende sin hacer cuando pedimos a los niños y las niñas que memoricen cosas. Pero los adultos saben que aprenden mejor metidos en materia, de la experiencia, probando cosas. Niños y niñas también aprenden mejor así. Si de hecho no hay nada que hacer en una materia que queramos enseñar a niños y niñas puede ser que realmente no haya nada que niños y niñas debieran aprender en esa materia.

Error #2: Las escuelas presumen que la tarea de evaluar forma parte de su papel natural. 

Evaluar no es tarea de las escuelas. Los productos deben ser evaluados por sus compradores. Dejemos que las escuelas hagan el mejor trabajo que puedan y dejemos, entonces, que esté atento el comprador. Las escuelas se deberían concentrar en aprender y enseñar, no en examinar y comparar.

Error #3: Las escuelas creen tener la obligación de crear un currículo estándar. 

¿Por qué debería saber lo mismo todo el mundo? Qué mundo más gris si todo el mundo supiera tan sólo las mismas cosas. Deje a los niños elegir dónde quieren ir, y con la orientación adecuada elegirán bien y crearán una sociedad viva y diversa.

Currículum oculto visual; Acaso y Nuere.

En este trabajo de María Acaso y Silvia Nuere Currículum Oculto Visual: aprender a obedecer a través de la imagen (pdf) se explora el currículum oculto visual de la institución escolar.

Se entiende como curriculum oculto el conjunto de contenidos que se transmiten de forma implícita; su principal objetivo es "perpetuar de forma implícita un conjunto de conocimientos que no resultaría correcto tratar de forma explícita a través del discurso educativo tales como el posicionamiento del centro en cuanto a los sistemas de reparto de poder, el alineamiento con una clase social determinada así como la defensa de una raza, de un género, de una cultura y de una religión sobre las demás". Se trata de los conocimientos que asientan las bases del sistema patriarcal capitalista y que perpetúan el actual reparto asimétrico del poder.

El currículo oculto visual llega hasta el alumnado a través de la distribución y escenografía de los espacios generales ( arquitectura del espacio educativo,  distribución jerárquica del espacio, decoración de zonas comunes), de los espacios específicos( tipo y distribución del mobiliario en el aula, conjunto de imágenes que decoran las aulas, documentación visual de carácter didáctico), el conjunto de imágenes que los profesores utilizan en clase (diapositivas, presentaciones, vídeos y libros de texto) y del uso o no uso del uniforme.

El curriculum oculto visual es una herramienta eficaz de transmisión del conocimiento y de legitimación de valores de forma implícita. Através del lenguaje visual, las instituciones escolares nos van preparando para la vida adulta y, de forma inconsciente, el alumnado va aceptando una serie de valores que no aceptaría si fuesen transmitidos de forma explícita.

Hacer explícito el currículum oculto visual, reflexionar por qué las instituciones educativas y los profesores utilizamos las representaciones visuales que utilizamos así como analizar qué mensajes transmitimos con ellas, son algunos de los mecanismos para convertir la educación en una fuerza democrática y progresista.


Paulo Freire: pedagogía de la transformación





20 máximas.

1. Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.

2. Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.

3. Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.

4. Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.

5. Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.

6. Enseñar exige seguridad, capacidad y generosidad.

7. Enseñar exige saber escuchar.

8. Nadie es, si se prohíbe que otros sean.

Martinez Reguera: Precisión terminológica

“…educar es, sobre todo, aplicarse al cultivo de sí mismo junto al otro.” Martínez Reguera

Abre su obra “Pedagogía para maleducados” Enrique Martínez Reguera con una precisión terminológica que debería siempre tenerse en consideración: “Educación es una palabra ambigua, se alude con ella a asuntos tan diversos como la crianza, la instrucción, el aprendizaje o el sometimiento a cualquier disciplina, añadiendo cierto matiz intencional.
El significado etimológico de la palabra educar, igual a “conducir hacia” es el más sincero, alguien que nos encauza por un itinerario para que lleguemos a una meta que se hubiese previsto para el educando, normalmente sin contar con sus intereses.

La crianza es algo muy diferente, son las primeras atenciones que recibe una persona, nos dispone para la vida, nos habilita para que después podamos llegar a elegir nuestras propias metas, trazar el recorrido más conveniente y hacer uso de los datos disponibles.

La instrucción es el bagaje de datos e instrumentos que convendría añadir a la crianza. 

Partiendo de una crianza carencial, la educación y la instrucción, en vez de servir de ayuda, se convierten en un fardo irresistible.”

Otra precisión terminológica nos la ofrece este buen educador al reflexionar sobre derechos y necesidades: "La verdad, tendría que nombrar tantos derechos... derecho a ser ellos mismos, a que se les respete, derecho a equivocarse, a  que se les valoren sus buenos principios. Yo, en realidad siempre pensé que los derechos son muy importantes, si se cumplen. Que los derechos eran pensados para los niños pero quienes deben respetarlos son los adultos. Siempre pensé que los chicos tenían derechos que se proclaman, esa es la parte más fácil, pero no se cumplen. Yo creo en las necesidades de los chicos, necesidad de ser amado, necesidad de tener un nombre, una nacionalidad, necesidad de ser oído, respetado, necesidad de no ser abusado, necesidad de jugar y divertirse, de ser niños, todo lo niños que puedan, que quieran y que deban ser.
 
Las necesidades no son ignorables, los derechos sí.

Un niño del África tiene derecho al agua sin embargo, por año mueren miles de niños de sed, los adultos no deberíamos vivir creando derechos, sí más cántaros con agua



De la Verticalidad a la Horizontalidad; Marcos Santos.


Este trabajo de Marcos Santos Gómez, De la Verticalidad a la Horizontalidad (pdf), aboga por una educación entendida como labor emancipadora. Si ésta persigue la autonomía del educando, contra algunas realidades opresivas, habría de apuntar a un cierto tipo de persona y de sociedad. Para perfilar esta idea, se comparan dos formas de estar en el mundo y de relación entre las personas. La primera denominada “verticalidad”, implica la estratificación social junto con una dinámica psíquica que tiende a jerarquizar a las personas según escalas interiorizadas por el individuo a través de la educación reproductora. Se destaca su fuerte carácter alienante y opresor. A ella, se confronta una segunda perspectiva, denominada “horizontalidad”, porque supone un modelo de sociedad fraternal e igualitaria, pero que sobre todo implica un nuevo modo “respetuoso” de entender la relación con el otro. Sería la consecución de esta apertura hacia el prójimo, asumida por el individuo y las estructuras sociales, el objetivo de toda educación que pretenda ser emancipadora, ya que sólo desde dicha disposición receptiva se favorecería el surgimiento de individuos autónomos.


Poner límites o informar de los límites; Casilda Rodrigañez

En este texto, Poner limites o informar de los límites (pdf) Casilda Rodrigañez Bustos aboga por una crianza que parta del reconocimiento de las capacidades de la criatura y no de la prepotencia adulta. Frente a Ordenar, actitud propia del orden patriarcal, cabe informar, actitud más maternal, que tiene en consideración los deseos de aquella persona a la que se informa.
De este modo, ante los límites que inevitablemente la criatura encontrará en el mundo, nuestra tarea es ponernos del lado de la frustración que supone no poder ir más allá de los límites comprendiendo el deseo de traspasarlos.

Jurjo Torres: el curriculum oculto


En esta obra - El curriculum oculto (pdf) - de Jurjo Torres se exploran en profundidad las implicaciones sociales del fenómeno escolar en los tiempos que corren. No todas las metas y ni mucho menos las más significativas del proceso educativo de la escuela, son manifiestas. La reproducción social cuenta con la ingeniería de la conducta para perpetuar un sistema injusto. Este libro supone una herramienta de liberación al hacer de lo implicito del sistema algo explicito y palpable, al mostrarnos cómo aprendemos eso que supuestamente no nos enseñan y por qué la escuela actual supone un fracaso para los supuestos fines que se arroga:paliar desigualdades sociales y ofrecer igualdad de oportunidades.

Aprendizaje (Trabajo) Alienado: Lave & McDermott

Aprendizaje Trabajo Alienado (Estranged Labor Learning) es un texto de 2002 de  Jean Lave & Ray McDermott, que pretende reescribir el texto del trabajo alienado de Karl Marx en clave educativa. ¿Cuáles son las conclusiones de este ejercicio? Así como el obrero pierde el sentido de su trabajo y se ve alienado y solo busca su salario para vivir una vida desconectada de si mismo, el sistema escolar actual nos lleva a desear la “acumulación de capital” (a obtener el éxito académico) como una manera de “triunfar” en la vida. Lo importante no es el “trabajo” como expresión de nosotros mismos (es decir el aprendizaje) sino que el “salario” que obtenemos, es decir, las notas y el “retorno de capital”, las  credenciales que nos certifican frente a un sistema de mercado.

martes, 8 de noviembre de 2011

John Taylor Gatto: La institución psicópata



Niños y ancianos son encerrados y aislados de fuera de lo que sucede en el mundo hasta un grado sin precedentes – nadie habla con ellos ya – y sin niños y ancianos mezclándose en la vida diaria una comunidad no tiene futuro ni pasado, solo un presente continuo.
De hecho, el nombre “comunidad” apenas se aplica ya a la forma en que interactuamos con los demás.
Vivimos en redes, no en comunidades, y todos los que conozco están solos por eso. En cierto modo la escuela es responsable privilegiado de esta tragedia tal y como lo es también en la creciente brecha entre clases sociales.
Utilizar las escuelas como un mecanismo de selección no hace sino crear un sistema de castas, lleno por abajo de intocables que vagan por los trenes del metro pidiendo y durmiendo en las calles.
He observado un fenómeno fascinante en mis veinticinco años de ejercicio de la profesión: que las escuelas y la escolarización son crecientemente irrelevantes para las grandes empresas del planeta. Nadie cree ya que los científicos son enseñados en clases de ciencias o que los políticos en clases de civismo o que los poetas lo son en clases de inglés.
La verdad es que las escuelas no enseñan nada salvo como obedecer órdenes. Esto es un gran misterio para mi porque miles de personas, gentes responsables trabajan en las escuelas como profesores, cuidadores y gestores pero la lógica abstracta de la institución sobrepasa sus contribuciones individuales.
Aunque los profesores se preocupan y trabajan duro, la institución es psicopática – no tiene conciencia -. Suena la sirena y el joven que se encontraba escribiendo un poema debe cerrar sus cuaderno y moverse a otra aula donde deberá memorizar que el hombre y el mono derivan de un ancestro común
Las escuelas están diseñadas para producir, a través de la aplicación de fórmulas, seres humanos estandarizados cuyo comportamiento pueda ser predecible y controlado.
En gran medida, las escuelas han cumplido su objetivo. Pero nuestra sociedad se está desintegrando, y en esta sociedad, sólo las personas exitosas son auto-suficientes, seguras en sí mismas e individualistas – porque la comunidad de vida que protege al dependiente y al débil está muerta -.
Lo que produce la escuela es, como dije, irrelevante. Las personas bien-escolarizadas son irrelevantes.
Pueden vender películas y hojas de afeitar, recoger papel reciclado o hablar al teléfono en líneas de teleoperación, o sentarse estúpidamente delante de un terminal de ordenador pero como seres humanos son inservibles. Completamente inservibles para los demás y para si mismos.
La miseria diaria a nuestro alrededor está causada en gran medida por el hecho de que – tal y como Paul Goodman lo estableció hace treinta años- forzamos a los niños a crecer en el absurdo. Cualquier reforma de la escolaridad tiene que tratar con elementos absurdos en su naturaleza intrínseca.
Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a sentarte en lugares recluidos para gente de la misma edad y clase social que tú. Ese sistema te aparta radicalmente de la inmensa diversidad de la vida y de las sinergias de la variedad, de hecho te castra tu propio ser y futuro, acoplándote a un presente continuo de igual forma a como lo hace la televisión.
Es absurdo y anti-vital ser parte de un sistema que te obliga a escuchar a un extraño leyendo poesía cuando lo que realmente quieres es construir casas, o sentarte a discutir con un extraño sobre la construcción de casas cuando lo que realmente quieres es leer poesía.
Es absurdo y anti-vital moverte de aula en aula al sonido de una sirena durante todos los días de tu infancia natural en una institución que no te permite ninguna privacidad y que incluso te la quita en el santuario de tu propia casa pidiéndote que hagas tus “deberes”.
------
Leer el discurso completo  Aquí

Ivan Illich: curriculum oculto

Para poder ver claramente las disyuntivas a que nos enfrentamos, debemos primero distinguir entre el aprendizaje y la escolaridad, lo cual significa separar el objetivo humanístico del maestro del impacto de la estructura invariante de la escuela. Esa estructura oculta constituye una forma de instrucción  que el maestro o el consejo de la escuela nunca llegan a controlar.  Transmite indeleblemente el mensaje de que sólo a través de la escuela podrá el individuo  prepararse para la vida adulta en la sociedad, que lo que no se enseña en la escuela carece de valor, y que lo que se aprende fuera de la escuela no vale la pena aprenderlo. Yo lo llamo el curriculum oculto de la escolaridad porque constituye el marco inalterable del sistema, dentro del cual se hacen todos los cambios en el curriculum.
El curriculum oculto siempre es el mismo, cualquiera que sea la escuela o el lugar. Obliga a todos los niños de cierta edad a congregarse en grupos de alrededor de treinta, bajo la autoridad de un maestro autorizado, durante quinientas, mil o más horas al año. No importa si el curriculum esté diseñado para enseñar los principios del fascismo, el liberalismo, el catolicismo, el socialismo, o la liberación, mientras las institución reclame la autoridad de definir cuáles actividades son las que considera “educación” legítima. No importa si el propósito de la escuela es producir ciudadanos soviéticos o norteamericanos, mecánicos, o doctores mientras no se pueda ser un ciudadano o doctor si no se ha graduado. No importa si todas las reuniones ocurren en el mismo lugar mientras se consideren una asistencia: cortar caña es trabajo para los cañeros, corrección para los prisioneros, y parte del curriculum para los estudiantes.
Lo que importa en el currículum oculto es que los estudiantes aprendan  que la educación es valiosa cuando se adquiere en la escuela a través de un proceso graduado del consumo; que el grado de éxito de que disfrutará el individuo en sociedad depende de la cantidad de conocimientos que consume; y que los conocimientos sobre el mundo son más valiosos que los conocimientos adquiridos del mundo. La imposición de este curriculum oculto dentro de un programa educativo distingue la escolarización de otras formas de educación planeada. Todos los sistemas escolares del mundo tienen características comunes en relación a su producto institucional, y éstos son el resultado del curriculum oculto común de todas las escuelas.
Debe entenderse claramente que el currículum oculto de las escuelas traduce la enseñanza de una actividad en una mercancía cuyo mercado se monopoliza por la escuela. El nombre que ahora damos a esta mercancía es “educación”, producto cuantificado y acumulativo de unan institución profesionalmente diseñada denominada escuela, cuyo valor puede medirse por la duración y lo costoso de la aplicación de un proceso (el curriculum oculto) al estudiante. El graduado de una universidad locuaz y el que recibe un título de una universidad famosa podrán haber adquirido 135 créditos en cuatro años, pero están totalmente conscientes del valor diferencial de su acervo de conocimiento.

Learning all the time. John Holt

Learning all the time (txt en PDF)
Autor: John Caldwell Holt

Reseña de : Erica Fagnan (Trad. Topito Gravoski)

“…Los niños , sin ser coaccionados ni manipulados, sin ser puestos en exóticos entornos especialmente preparados y sin que su pensamiento sea planeado para ellos, pueden recoger de su entorno y lo harán, información relevante de lo que llamamos lo básico." -Holt

“Learning All the Time” Nos adelanta la idea de que los niños no son seres pasivos, esperando ser enseñados por los adultos las habilidades básicas. Más bien estas habilidades emergen como una función de la adaptación al mundo, de dónde toman la habilidad de comunicarse y resolver una miriada de problemas. De este modo, los niños y niñas son hablantes natos, científicos, escritores y solucionadores de problemas, absorbiendo información de su entorno a un ritmo alarmante. Los niños y niñas aprenden a hablar y a traducir este conocimiento a letra escrita de forma natural (se estima que guiados con propiedad – no enseñados- los niños y niñas aprenden a leer en 30 horas o aún menos) Es más, la solución de problemas intelectuales les llega a los niños y niñas facilmente cuando se les aborda desde un punto de vista conceptual donde las relaciones entre ideas son demostradas y los niños y niñas pueden extrapolarlas fácilmente desde estas relaciones.


Manifiesto a favor de los niños y niñas. Asociación Antipatriarcal

<<¡La escuela! ¡Qué gran invento para matar todos los pájaros de un tiro, y encima en nombre de la cultura y de la ilustración! La misión de la escuela es inculcar la disciplina y una determinada manera de ver la historia y las cosas; es decir, la filosofía de la sociedad patriarcal. Las materias que se imparten son un medio para lograr estos fines. Pues está demostrado que toda la materia que se imparte durante los ocho años de la EGB se podría aprender a los 14 años en unos meses.

Además, las cosas importantes el niño no las aprende en la escuela. Pero la cuestión no estriba en lo que el niño aprenda, sino en impedir que aprenda lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Se trata de impedir, como ya dijo Einstein, que desarrolle su propia curiosidad, su propio interés por las cosas. La escuela tiene por cometido continuar el control minucioso de cada niño que sus padres solos no pueden realizar; se les impone la obligación de asistir a clases, que cubren, hora a hora la mayor parte del día. En cada hora de clase tienen unos deberes que hacer, unos cuadernos que presentar, unas lecciones que repetir de memoria. En ninguna cárcel se ejerce semejante control sobre un adulto. Ningún adulto tiene tan definidas todas las horas de sus días como las tienen los niños; ni en la peor de las cadenas de producción.>>

lunes, 7 de noviembre de 2011

El sueño americano. George Carlin

En este vídeo el "humorista" americano Geroge Carlin nos explica de forma breve, concisa y directa por qué el sistema educativo es difícilmente reformable. Perfecto para ver en campaña electoral.

Cambiando los paradigmas. Ken Robinson

En esta charla de RSAnimate, Ken Robinson nos explica qué va mal en el sistema educativo y vislumbra cómo podrían ser las cosas de otro modo.

Riane Eisler: La Niñez del Mañana

Resumen escrito por Ron Miller, Foundation for Educational Renewal



Gran parte de la práctica educativa sigue viendo a los niños como componentes impersonales de una eficiente máquina social que pueden ser moldeados, evaluados, calificados y clasificados como cualquier otro producto o artículo mecánico. Eisler ofrece una inspirada visión alternativa para la educación. Ella sostiene que la sociedad post-industrial precisa hombres y mujeres flexibles, creativos y que piensen de manera independiente, y que se necesitan distintas prácticas educativas para cultivar estas cualidades. Pero la educación que Eisler propone va mucho más allá; la educación, después de todo, no es simplemente un paquete de técnicas que se practican en establecimientos escolares: Es un conjunto de creencias, valores y suposiciones que representan la empresa explícita de la cultura en su búsqueda por definir quiénes somos como seres humanos y qué significan nuestras vidas.